Alimentos para controlar la diábetes: El buen comer es una de las cosas más agradables que podemos tener en nuestra cotidianidad y aquellas personas que padecen de diabetes, cuyas necesidades nutricionales son las mismas que las de cualquier otra persona, pueden disfrutar el placer de una buena comida con una dieta saludable, balanceada y en las cantidades correctas, que además de ayudarles a controlar el nivel de glucosa en sangre, les permita mantenerse en forma.

En la alta gama de alimentos con contenido graso a nuestra disposición se encuentran dos grandes grupos: aquellos que contienen las llamadas “grasas saludables” (las monoinsaturadas, poliinsaturadas y omega 3) y aquellos que contienen las conocidas como “grasas poco saludables” (las saturadas y las trans).

En general es recomendable para todo ser humano, diabético o no, una dieta saludable con un mayor contenido de alimentos del grupo de las llamadas “grasas saludables” que alimentos del grupo de las llamadas  “grasas poco saludables” ya que estas últimas elevan el nivel de colesterol en sangre, hecho que constituye un factor de riesgo de enfermedades del corazón.

Entre los alimentos que contienen “grasas saludables” están el aguacate, los frutos secos (almendra, maní), aceite de oliva, maíz, soya o girasol, aceitunas, ajonjolí y aquellos alimentos ricos en Omega 3 como son el salmón, las sardinas o el atún, entre otros. 

Los alimentos de mayor consumo, con alto contenido de “grasas poco saludables” (saturadas y trans) son los productos lácteos con alto contenido de grasa como el queso, las cremas, los helados, la leche entera; en las carnes con alto contenido de grasa como la molida, la tocineta, el salchichón, la mortadela, las costillitas de cerdo, la piel de aves de corral (pollo o pavo), el chocolate, el coco, el aceite de coco y el aceite de palma, las galletas saladas, los snacks industriales como papas fritas, palitos de queso y similares, productos de repostería como galletas dulces, pasteles y panecillos, entre otros.

En todo caso, en la dieta para diabéticos, se debe  vigilar que el consumo de grasas saturadas no supere el  7 % de las calorías que se ingieren a diario. 

La dieta para los diabéticos debe ayudar a controlar el nivel de glucosa en sangre, por lo tanto quienes padecen de diabetes deben controlar la cantidad de carbohidratos en su dieta y  consumir mayor cantidad de alimentos de bajo índice glucémico que alimentos de alto índice glucémico. El índice glucémico es una medida de la rapidez con la que un alimento puede elevar el nivel de glucosa en la sangre y es un indicador que se aplica sólo a los alimentos que contienen carbohidratos.  

Entre los alimentos de bajo índice glucémico  está el grupo de alimentos sin almidón tales como acelgas, alcachofas, celery, arvejas, berenjenas, brócoli, auyama, cebolla, espárragos, hongos, palmito, pepinos, pimiento, tomates, repollo, escarola, lechuga, lechuga romana, espinaca, rúcula, berro, zanahoria. Un diabético puede consumir, en menor cantidad, granos o vegetales con almidón, los cuales a veces son necesarios por su alto contenido de vitaminas, minerales y fibra, pero es recomendable preferir aquellos granos llamados integrales como la avena integral, el arroz integral, el arroz silvestre o la harina de trigo integral, el plátano, la papa, la auyama.

En la dieta para los diabéticos, como en todas la dietas, son necesarias las frutas pues, al igual que otros vegetales, su contenido de vitaminas, minerales y fibra es elevado, pero, por su contenido de carbohidratos, se debe cuidar el tamaño de la porción. 

Las carnes en general además de ser una buena fuente de proteínas, no tienen índice glucémico ya que no elevan el nivel de la glucosa en la sangre, pero se debe cuidar que sean carnes magras, con muy poco contenido de grasas trans.

Es necesario destacar que estas son unas recomendaciones generales como orientación para una alimentación apropiada que ayude a controlar el nivel de glucosa en sangre, pero siempre es mejor consultar a un especialista en nutrición, quien elaborará un plan de alimentación adecuado a los requerimientos de cada caso en particular.

Share This